24 de marzo de 2014

Batalla del Guadalete - 19/26 de Julio del año 711

La historia de la batalla se conoce a través de Crónicas árabes y cristianas del S.X – XI.
Una vez que los árabes llegan a Ceuta, su gobernador, don Julián, colaboraría con los invasores.
El gobernador del Norte de África Musa ibn Nusayr mandaría unas primeras expediciones hacia la Península para reconocer el terreno, hasta el habían llegado noticias de una crisis interna en Hispania, siendo el momento indicado para una invasión.

La expedición mas importante le seria encomendada a Tariq ibn Ziyad, al mando de un ejercito formado por beréberes y africanos; el numero de hombres varia de unas crónicas a otras, en general las cifras rondan entre 12.000 – 16.000 hombres.
Don Julián les facilitaría el paso desde Ceuta por el Estrecho de Gibraltar proporcionando naves que los hacia desembarcar en la Península, mas concretamente en el hoy Gibraltar, que seria conocido por los árabes con el nombre de “Yabal Tariq”-Monte de Tariq”.

Uno de los primeros enclaves que ocuparon fue Carteia (San Roque), y posteriormente marcharon hacia Algeciras donde situaron su base, aquí tuvieron un ataque por parte de Sancho, sobrino de Rodrigo.
Rodrigo congrego el ejército, en esos momentos se encontraba de campaña en el Norte de la Península y se dirigió al sur.
Mediante un decreto, todo hombre debía estar dispuesto para combatir a la llamada del rey, con penas que iban desde la confiscación de sus bienes, el exilio o incluso la muerte.
La convocatoria a las armas congrego en Córdoba tanto a aliados como enemigos del rey, entre ellos los miembros de la familia del anterior rey Witiza, con los que mantenía distintos conflictos relacionados con la sucesión del trono.

Cuadro "La Batalla de Guadalete", de Salvador Martínez Cubelles

Ambos bandos Rodrigo – Tariq se encontraron junto al río Guadalete, durante varios días se estudiarían mediante emboscadas y distintas escaramuzas.
En la Batalla decisiva, Rodrigo se coloco a mandar el ejercito en el centro, mientras en los flancos se encargaban Sisberto y Oppa, hermanos de Witiza, una vez comenzada la batalla, Rodrigo resiste, sin embargo los flancos abandonan sus puestos retirándose; esta traición o venganza, unida a la forma de luchar del ejercito de Tariq provocaría la derrota y final del reino visigodo.
Las bajas serian cuantiosas, entre ellas Rodrigo, aunque el cuerpo no se llego a encontrar, según se narra fue encontrado su caballo a orillas del río y una bota, de aquí surge la leyenda que no murió en la batalla.

La victoria de Tariq lo convenció para seguir conquistando, atacaría Ecija para terminar con lo que quedaba del ejercito visigodo, si a esto le unimos la colaboración de la población, el desconcierto político y también se habla de la ayuda por parte de los judíos, cansados del trato recibido por los reyes visigodos, encontraría las puertas abiertas a los nuevos territorios.
Tariq tomaría la decisión de dividir a su ejercito en distintos grupos, dirigiéndolos hacia Córdoba y Málaga respectivamente, y el se iría hacia Toledo, capital visigoda.

Mosaico de la Batalla de Guadalete

Mientras tanto, Musa desembarcaría en Algeciras con un ejército, con la intención de llevar a cabo sus propias conquistas; la ruta tomada le llevo a conquistar Sevilla y Mérida.
Tariq y Musa se encontrarían en Toledo y seguirían con la conquista, marcharían hacia Damasco antes de llegar a Zaragoza, requeridos por el califa, el cual mostraba descontento por la independencia con que actuaban en Hispania.
Antes de marchar, Musa dejaría a su hijo Abd al-Aziz al frente nombrándolo wali (gobernador) de Al-Andalus, a partir de este momento se encargaría de afianzar el dominio musulmán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada