8 de octubre de 2014

Bernardo de Claraval

     
   
  
  

Nacimiento Fontaine-les-Dijon (Francia) 1090- Muerte 1153

   Canonizado  en 1174: Atributos el libro y el báculo.

    Doctor de la Iglesia en 1830.





-         Hijo de nobles, era el tercero de seis hermanos.
-         Durante su infancia y adolescencia, su mayor apoyo seria su hermana Humbelina; ella le ayudaría a salir de la tristeza tras la muerte de su madre.
-         Sentía gran gusto por la literatura y el estudio.
-         Tras un tiempo de meditación, unido a su curiosidad por la forma tan extraña que tiene el monasterio de Citeaux de entender el mundo,  comunica su decisión de ingresar en la comunidad cisterciense, contaba con 22 años.
-          Junto a el, ingresan cuatro de sus hermanos y un tío.
-         El abad cisterciense, el padre Esteban Harding, le encomienda junto a otros hermanos, la misión de levantar un monasterio en Langres; seria conocido como monasterio de Claraval (Valle Claro), apellido usado desde ese momento por Bernardo.
-         Su carisma, su elocuencia y su don de palabras, le acompañaran allí donde vaya, haciendo que muchos hombres tomen los hábitos para estar cerca de el.
-         Sus dones o cualidades serian requeridas por parte de autoridades eclesiásticas, políticas para dar su opinión y resolver cualquier asunto.
-         Actuaría como mediador en temas como la sucesión papal entre Anacleto II e Inocencio II; conflicto entre el rey Luís “el joven” y el conde Thibaut de Champaña.
-         Difusor del culto a la Virgen, a quien llamaba Nuestra Dama o Señora.
-         Se le encomendó predicar y restablecer el poder católico, en los lugares donde la herejía albigense se hacia fuerte.
-         Apoyaría a Hugo de Payens en el Concilio de Troyes de 1128 cuando presentaba la Regla y la autorización para la creación de la  Orden del Temple, formando parte como guía espiritual del Temple.
-         Una de sus tareas mas  importantes seria la convocatoria de la Segunda Cruzada (1147-1149), petición echa por el papa Eugenio III, discípulo de Bernardo;  los primeros en apoyarle tras sus sermones, serian la reina Leonor, Luís VIII de Francia y el emperador Conrado II, uniéndoseles gran parte de la nobleza.
-         Predicaría la Cruzada viajando de un lugar a otro: Alemania, Francia, Baviera y Flandes, y mandando cartas a los principales señores, en todas ellas sensibilizando sobre el sufrimiento de los cristianos en Tierra Santa.
-         Tras la gran derrota sufrida con esta Cruzada, se culparía al propio Bernardo de este fracaso, sin embargo, utilizaría su gran don de palabras justificando esta perdida como que habían sido los pecados de los hombres los causantes de esta derrota.
-         Moriría el 20 de agosto de 1153 en el Monasterio de Claraval.
-         A lo largo de su vida  fundaría setenta monasterios.

·        Curiosidades:
Si hacemos un estudio onomástico con su nombre observamos:

Bernardo: Procede de la unión de “bern” que significa “luchador”, y “nard” que seria “valiente”. = “Luchador valiente o valeroso”.
Claraval o Clairvaux: Significa “valle claro”.
Entendido como “clara vallis” seria “valle de la luz”.
Bernardo de Claraval significaría “valeroso luchador del valle claro o de la luz”.

·        Leyenda:



     Cuenta que cuando Bernardo rezaba en la iglesia de San Voirles a una virgen negra, esta exprimió de su seno 3 gotas de leche que cayeron en los labios de Bernardo.
     Podemos interpretar esta leyenda como que la Bernardo recibe de la Virgen la sustancia del Conocimiento, la iniciación en los secretos de la Diosa Madre.

     La leyenda o “milagro” se extendería tan rápidamente,  que el propio Alfonso X “el sabio”, la recogería dentro de sus Cantigas de Santa Mª ( 54 y 93).

      En ella, habla de la resurrección de un monje cisterciense que obro la virgen dándole leche de su seno.

      Simbólicamente, "la leche de la virgen es, para el alquimista, sinónimo del agua mercurial sin la cual nunca podrá extraerse la piedra filosofal...Durante los estudios de su juventud, Bernardo fue iniciado, ¿por quién?, por unos maestros próximos a la tradición druídica, pues es diversos documentos Bernardo escribirá textualmente que él considera como maestros suyos a los robles y las hayas,árboles sagrados de la religión céltica". El enigma de las vírgenes negras. Jacques Huynen.




  • Bernardo por el papa Alejandro III:

     “ Hubo un hombre enviado de Dios... que, prevenido y dotado de una gracia particular, manifestó con su propia conducta una santidad eminente; que brilló... por la luz de su fe y su doctrina, que por su palabra y su ejemplo propuso hasta a las naciones extranjeras y bárbaras los preceptos de la religión..., que devolvió a la rectitud de la vida cristiana a una multitud infinita de pecadores que caminaban por la senda ancha del mundo; que se crucificó el mismo al mundo y crucificó al mundo en él mediante aflicciones corporales que le hicieron adquirir el mérito de los santos mártires... Este monje, taumaturgo, predicador, defensor de la Iglesia, cruzado, santo, se llamaba Bernardo de Claraval”.
          Carta Apostólica Contigit olim, XV Cal. Feb.annus 1174, Anaguiae d.


  • Frases de Bernardo:

  “ El caballero de Cristo debe armarse con la paciencia como escudo;
     la humildad, como coraza que preserva sus íntimas honduras;
     la caridad como lanza, con la cual, dirigiéndose a todos con la provocación de la caridad, combate el combate del Señor”.
                                                                   Bernardo de Claraval, I S, 32

     “ En lugar de matar y quemar a los herejes, habría que persuadirlos para que rechazaran sus errores y volvieran a la fe verdadera, no por las armas, sino mediante los argumentos adecuados; ésta es la voluntad de Aquél que quiere que todos los hombres se salven y que lleguen al conocimiento de la verdad”.
                                                                           Sermón, LXIV, 66

     “ Si vosotros no respondéis a Dios, a lo que espera de vosotros, un día sabrá haceros bajar a los lugares eminentes a los que Él os ha elevado, pero que vosotros no habéis sabido elevar con vuestras obligaciones”.
                                                                          Sermón, LXIV, 1

     “ Más cosas encontraréis en los bosques que en los libros; los árboles y las piedras pueden haceros ver lo que los maestros nunca sabrán enseñaros. ¿Pensáis acaso que no podéis libar miel de las piedras, aceite de la roca más dura? ¿Será que las montañas no destilan dulzura? ¿Será que las colinas no manan leche y miel? ¿Será que los valles no están llenos de trigo? Tengo tantas cosas que deciros, que apenas si puedo contenerme”.

                                 Epístola 106. Les plus beaux écrits de Saint Bernard. Abad de Boquen, Dom Alexis Presse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario