15 de diciembre de 2014

Sexta Cruzada: 1228 - 1243

    Bienvenidos iniciados, siguiendo con las Cruzadas, entramos en la recta final de las mismas, en esta Sexta Cruzada, lo que mas llama la atención es como el uso de la diplomacia, se impuso al uso de las armas….





     En esta ocasión el protagonista seria el emperador Federico II, quien no contaría con el favor del papa Gregorio IX, llegando a excomulgarle.


   

            Federico II                                                         Papa Gregorio IX


     Esta cruzada, por llamarla así, seria muy atípica, ya que en ella no se combatió contra los infieles, se cambio las armas por la diplomacia, consiguiéndose la recuperación de Jerusalén.
     Las vías diplomáticas entre el emperador Federico II y el sultán Al-Kamil, aportarían grandes ventajas tanto a uno como a otro; los cristianos recuperarían Jerusalén y parte de las conquistas realizadas por Saladino, hay que tener en cuenta que estas condiciones seria presentadas y aceptadas por Federico antes de partir, sobre 1227; momento en el cual el sultán le mandaría estos acuerdos, de tal manera que cuando Federico piso Tierra Santa, solo quedaba la firma del tratado.
     Por parte de Al-Kamil, su reino estaba pasando por problemas internos con sus hermanos y el gobierno de Siria y Palestina; al mismo tiempo que se aproximaba por el este un ejército de turcos con intensiones de conquista, por lo que le convenía tener el apoyo de otro ejercito llegado el momento.

     Federico desembarcaría en 1228 en Palestina, firmándose el pacto suscrito en Jaffa en febrero de 1229, a través de el:
  • Se comprometían a una tregua de diez años.
  • Devolución de Jerusalén y Belén a manos cristianos.
  • Se aseguraba un pasillo de acceso entre la capital y la costa de Lydda, también entregada al control cristiano.
  • Devolución del Occidente de Galilea, Nazareth y la región costera de Sidon.
  • El sultán se reservaba el control de la explanada jerosolimitana del Templo, aquí se encontraba la cripta de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa.
  • Respeto al libre acceso de los creyentes musulmanes a estos santuarios.
     Aunque consiguiera Jerusalén sin la utilización de un arma, lo que toda cruzada había intentado conseguir por medio de la violencia, no tendría apoyo alguno de los nobles, ordenes militares (excepto los Teutónicos), cruzados, ni Patriarca de Jerusalén; se auto coronaría rey en el Santo Sepulcro en compañía de su ejercito y caballeros teutónicos.
     Terminaría abandonando Palestina en mayo de 1229.

     Sobre 1240 los cruzados serian expulsados de Jerusalén, siendo recuperada y firmándose la llamada Paz de Ascalón en 1241, sin embargo en agosto de 1244 los turcos la arrebatarían de manera definitiva de manos cristianas.

     A continuación os dejo las entradas a las demás Cruzadas.



     
    












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada