6 de mayo de 2015

Leyenda del Castillo de Cazorla: La Tragantía




     Como ocurre con la mayoría de los castillos, de todos surge una leyenda; esta vez nos marcharemos a buscar la leyenda: La Tragantía, en el Castillo de Yedra en la Sierra de Cazorla – Jaén.


     Cuando las tropas cristianas avanzaban hacia Cazorla, su rey moro hizo que su pueblo marchara a mejores tierras para protegerlos, sólo quedaría en el castillo un grupo de soldados, el propio rey, y su hija.

     Negándose a dejar a su hija en manos de los soldados cristianos, temiendo que fuera ultrajada o esclavizada, decidió encerrarla en una habitación secreta, dejándola provisiones y lucernas de aceite, pensando que su reclusión duraría poco tiempo.

     Mientras abandonaban el castillo, echó una última mirada atrás, para más tarde, una lluvia de flechas cayera sobre el rey y sus soldados, muriendo con ellos el secreto que guardaba el castillo.

     Los cristianos, en lugar de destruir el lugar, se quedaron y lo repoblaron.
     La princesa vagaba por la habitación día tras día, esperando escuchar un susurro, una voz; con el paso del tiempo la envolvió la locura, aceptando la evidencia, nadie vendría por ella; se entregó a la muerte, o eso creía ella, tras entrar en una especie de letargo, se despertó convertida de cintura para abajo en una serpiente: La Tragantía.





     La Noche de San Juan, los niños de Cazorla van pronto a la cama, antes de que den las 12, pues pueden escuchar una dulce voz cantando:

       “ Yo soy la Tragantía,
        hija del rey moro,
       el que me oiga cantar
      no verá la luz del día
      ni la noche de San Juan”.
   
     Si escuchan esta canción, serán devorados por el monstruo.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada