10 de junio de 2015

Trótula de Ruggero o de Salerno: 1050/1110 - 1160



  


   Bienvenidos iniciados, una mujer como muchas otras, avanzada a su época, plagiada y sin querer hacersele merecedora de sus ideas....






     A través de documentos, sabemos la existencia de maestras, matronas y las llamadas “mujeres salernitanas”, que eran las encargadas de atender medicamente a niños y mujeres, en la Escuela de Salerno, apareciendo Trótula, de manera habitual en estos documentos.

  • La Escuela de Salerno:
     En la Edad Media, el conocimiento y saber estaba vetado a las mujeres en lo relacionado con la medicina, sólo tenía un hueco como comadronas y en el cuidado de los lactantes; esto cambiaría con la fundación de una nueva Escuela en Salerno, en la que las mujeres podían estudiar medicina en general.
     La escuela daba la oportunidad de poder obtener una titulación, y como no, ampliar sus conocimientos y ejercerlos, no encasillando a la mujer en simples comadronas.
     En ella se fusionaban el conocimiento greco-romano con la tradición islámica, judía..., produciéndose una fusión y unión de saberes y costumbres.

     Trótula aprovecharía esta oportunidad, primero como estudiante y luego como maestra, sin embargo, sus revolucionarias ideas, irían encaminadas a la ginecología y obstetricia, utilizando como herramientas la técnica de observación, error y afirmación a través de sus pacientes.


  • Sus Obras:

     Passionibus Mulierum Curandorum: Las Dolencias de las Mujeres o Trótula Mayor:
  • Consta de 60 Capítulos.
  • Trata temas como la menstruación, la concepción, el embarazo, el parto, el control de la natalidad, la fertilidad, enfermedades ginecológicas y sus remedios.
  • La 1ª edición impresa aparecería en 1544 en Estrasburgo.
  • A partir de este momento, le seguirían plagios, variaciones del texto, incluso el cambio de sexo de la autora, pasando a llamarse Trottus, como dando a entender que era un hombre el autor de tales palabras.

     Ornatu Mulierum o Trótula Menor:

  • En este libro habla sobre la higiene, el cuidado de la piel y los cosméticos.

     Encyclopaedia Regimen Sanitatis:

  • Colaboraría junto a su marido, también médico, Giovanni Plateario.


  • Ideas Innovadoras para la Época:
  • Señaló que la infertilidad podía ser debida también a problemas en el hombre.
  • Defendió la utilización de opiáceos durante el parto para mitigar el dolor, aunque estaba perseguido por la ley.
  • Remarcaba la higiene como prevención de enfermedades e infecciones en la mujer.
  • Aconsejaba seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio.
  • Enseñaba la colocación de las manos sobre el periné de la mujer durante el parto para evitar su desgarro.


  • Fragmentos de sus libros:

Capítulo sobre la amenorrea:

     “Pues así como los árboles no producen frutos sin flores, así las mujeres sin reglas están privadas de la función de la concepción. Esta purgación ocurre en las mujeres de la misma manera en que la polución ocurre en los hombres”.

Capítulo sobre la menstruación excesiva:

     “La bilis amarilla que sale de la vesícula enfebrece la sangre a tal punto que no puede ser contenida en las venas. A veces una flema salina se mezcla con la sangre y la adelgaza y hace que se precipite hacia el exterior. Si la sangre que sale se vuelve amarillenta o su color se inclina hacia el amarillo, eso se debe a la bilis. Si su color se inclina hacia el blanquecino se debe a la flema. Si tiende al rojo es por la sangre”.



Capítulo para tratar partos difíciles:

     “ Si la criatura no se presenta en el orden en que debería, es decir, si las piernas y los brazos vienen 1º, vuelva la comadrona, con su mano pequeña y cuidadosa humedecida en un cocimiento de linaza y garbanzo, a colocar al niño en su lugar en la posición adecuada.”


     A pesar de sus novedosas y probada eficacia en sus técnicas, el mundo tan misógeno que nos rodea, intentaría rebatir y afirmar que estos libros no los había escrito ella, simplemente con la prueba de que una mujer no podía tener estos conocimientos, a no ser que un hombre se los comunicara, vamos que las mujeres no tenemos cerebro para pensar, ni inteligencia para nuestros razonamientos. Que miedo han sentido siempre cuando una mujer mostraba las mismas inquietudes, querer aprender, y porque no, tener las mismas opciones que un hombre; y sobretodo que falta de respeto a la inteligencia humana.


Bibliografía:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada