14 de septiembre de 2015

La Vera Cruz - Santa Cruz - Titulus Crucis


   
   

     
     Bienvenidos iniciados, según la historia o leyenda, esta reliquia fue encontrada por la madre de Constantino, Elena, y como si de su pertenencia se tratara, así la destrozaría en trozos que diseminaría por parte del mundo para unificar el cristianismo....





     La Santa Cruz, también conocida como Vera Cruz es donde fue supuestamente ejecutado Jesús, digo supuestamente porque existen estudios que confirman que la verdadera cruz utilizada fue la llamada Cruz de San Andrés; de este tema podríamos hablar en otra entrada.

     Distintos trozos se repartieron por el mundo, encontrándose algunos de ellos en lugares como:
  • Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria).
  • Caravaca de la Cruz (Murcia).
  • Colegiata de Santa Mª la Mayor (Zaragoza).
  • Abadía de Heiligenkreuz (Austria).
  • Iglesia La Santa Cruz (Venezuela).
  • Catedral Metropolitana (Costa Rica).
  • Basílica de la Merced (Chile).

     De aquellos que se encuentran en España, hablaremos en otra entrada, en la que incluiremos la relación que existe de algunos de estos trozos con el Temple.









        Monasterio de SantoToribio de Liébana (Cantabria).








 Abadía de Heiligenkreuz (Austria).












              Caravaca de la Cruz (Murcia).





  
   Nosotros nos centraremos en la historia o leyenda que rodea al llamado Titulus  Crucis, instalado en la Iglesia de la Santa Cruz en Roma.
     Se trata de uno de los tres trozos que componían el madero que fue colocado en la cabeza de Jesús durante su crucifixión, ya que el original se dividiría en tres partes.
     Se sabe que era algo normal escribir en una madera el nombre del crucificado y su delito, para más tarde colocarlo sobre su cabeza. En este trozo en cuestión se lee: “Jesús de Nazaret” en hebreo, griego y latín.



                                         “Titulus Crucis” completo.

     Si queremos saber que estaba escrito completo en el tablero, tendríamos que irnos a los Evangelios de San Juan y de San Lucas:
Y Pilatos escribió un título y lo colocó sobre la cruz. Estaba escrito: Jesús el Nazareno, el Rey de los Judíos, estaba escrito en hebreo, en latín y en griego”. Jn 19, 16-26

Había también sobre El una inscripción, con letras griegas, romanas y hebreas: Este, el rey de los judíos” Lc 23, 30-43

  • Seguimiento a través de la documentación existente.

     Podemos considerar el Titulus Crucis como el primer registro escrito sobre Jesús; a partir de aquí seguiremos el trabajo realizado por Estifen Morgana en Suecia, durante años a recopilado un listado con descripción y biografías de las reliquias seguidas por Constantino.







Constantino a caballo por Bernini. Vaticano






      Constantino sería la primera persona en buscar las reliquias de la Santa Cruz, utilizaría los símbolos como las reliquias para hacer la nueva religión (cristiana) más unida y comprendida por el pueblo; sobretodo utilizaría aquellas que se encontraran más unidas a Jesucristo.
     Una de las descripciones, cuenta el viaje de su madre Elena por los lugares sagrados, su misión era encontrar reliquias relacionadas con el Nacimiento, Pasión, Resurrección, Ascensión al cielo de Jesús.










Elena. Iglesia de la Santa Cruz. Roma



     

     La expedición comenzaría el año 325 d.C., comenzaría en Constantinopla hoy Estambul hacia Jerusalén, actuando como una investigadora; su primer lugar sería encontrar el lugar donde fue crucificado.
     Según cuenta la tradición, encontró a un hombre judío llamado Judas, el cual sabía donde se encontraban algunos fragmentos de la cruz, sin embargo, no quería revelar el lugar, como técnica habitual en los romanos, a través de la tortura (1 semana en un pozo sin comida), daría sus frutos.
     Tras acceder a su petición, sería llevada hasta el supuesto lugar, donde, descubre que el lugar ha sido tapado con un Templo a la diosa Venus, mandado construir por Adriano en el año 135 d.C
     Ordenaría su demolición, comenzando las excavaciones, terminarían topándose con una cisterna seca de la época y el resto de tres cruces.

  • ¿Cual sería la verdadera?

     Siguiendo documentación escrita, se encuentra un escrito de la época por Ambrosio de Milán, en él relata el descubrimiento de Helena, en el cual cuenta que además de las cruces, había un “titulus crucis” clavado a una de ellas.

     Más tarde, el obispo de Antioquía, Juan Crisóstoro, también relata el acontecimiento, dando veracidad al descubrimiento.

     Elena mandaría construir la Iglesia del Santo Sepulcro para señalar el lugar donde la Santa Cruz fue encontrada.

     Si seguimos la tradición, que como suele ocurrir, siempre un milagro rodea a las reliquias, tenemos más versiones a añadir:
     1.- Cuentan que colocaron las cruces junto a un enfermo, con dos de ellas no llegó a pasar nada, sin embargo con la tercera, este enfermo sano de manera milagrosa; una prueba de que era la cruz verdadera.
     2.- Según San Paulino, tal persona no era un enfermo, sino un muerto y este resucitó.
     3.- La última, ya hemos hablado anteriormente, el echo de que una de ellas portaba el Titulus Crucis, a esta versión le acompaña la documentación antes mencionada.

  • Llegada del Titulus Crucis desde Jerusalén a Roma.

     Una vez en su poder, Elena dividiría las reliquias, de manera que:

  • Madera y clavos fueron mandados a su hijo en Constantinopla.
  • Parte se quedó en Jerusalén.
  • Parte fue mandada a Roma.

     Cirilo de Jerusalén, obispo de Jerusalén, menciona en una carta:
La Santa Cruz ha sido dividida en muchas partes que recorrerán la faz de la tierra”.
     Y en unos registros fechados en el S.IV -V, que llegó a la lugares como la Galia, Africa, Asia Menor y Siria.


                                                          Trozo del Titulus Crucis.

      El Titulus Crucis en cuestión, sería dividido en varios trozos, uno de ellos, quedaría reflejado en una carta escrita por Egeria, una peregrina española que explicaba así: “el Obispo de Jerusalén sacaba una caja con partes de la cruz y el Titulus”.

     La propia Elena se habría llevado un trozo a su palacio privado.

  • La Muerte de Elena y la Reliquia.

     Elena moriría la segunda mitad del S.IV. Dejando reflejado en su Testamento que donaba el palacio, con todos los bienes que habían en él, incluida su capilla privada y las reliquias que en ella se encontraban al Papa Silvestre I.

     En los Archivo Eclesiásticos de Roma, se encuentra un documento en el que aparece la donación de sus reliquias, incluido el Titulus Crucis al Papa Silvestre I.

  • Transformación del palacio de Elena.

     El lugar donde se encontraba el palacio, sería construida una iglesia, aunque respetando distintas zonas del mismo, como la propia capilla privada de Elena, conocida como Basílica de la Santa Cruz.
     Durante este tiempo no se menciona la reliquia, incluido en el S.XII cuando se restaura por completo la iglesia; no sería hasta 1942 cuando queda reflejado en los Archivos Eclesiásticos de Roma, que durante la reparación del techo de la Santa Cruz, más concretamente el lugar donde se encontraba la capilla privada de Elena, tras quitar unos mosaicos deteriorados, encontraron un ladrillo con la inscripción “Titulus Crucis”, tras ser retirado en el hueco encontraron una caja con el sello de un cardenal del S.XII (1144), en su interior estaba el Titulus Crucis con la inscripción en tres idiomas de Jesús de Nazaret.


                                          Basílica de la Santa Cruz. Roma


  • ¿Por que permanecía escondido?.

     Una de las respuestas puede ser que en la Edad Media, era muy normal que las reliquias se guardaran en las paredes de las iglesias, ya que se tenía la creencia de que de esta manera al estar en contacto la reliquia con parte de la Iglesia, se santificaba el edificio.
     Otra respuesta es simple, ¿no sería un buen escondite?, no creo que a futuros saqueadores se les ocurriera pensar que entre sus muros podía haber tal tesoro, si la mayoría de sus tesoros estaban expuestos.

     Y posiblemente los poseedores de guardar el secreto, podrían haber muerto sin haber desvelado su ubicación.
   








  Desde 1492 se encuentra expuesto al público en la Basílica de la Santa Cruz en Roma.




  • Una pregunta: ¿Cómo ha podido conservarse tan bien después de haber pasado 1.000 años?.

     Para responder esta pregunta, tendríamos que trasladarnos hasta unas excavaciones arqueológicas realizadas en 1973, en el Muro de Adriano (Gran Bretaña), durante estas excavaciones, se encontraron gran cantidad de tablas escritas a mano datadas en la misma época que el Titulus .

   
     Se encontraban en muy estado de conservación, todo debido al tipo de suelo en el que se encontraban, era un suelo cenagoso en el que apenas queda oxígeno, oxigeno que ayuda a la proliferación de bacterias que destruirían la madera, en este caso el poco oxigeno existente no llega a dañarlas
     

     Al comparar la tierra del lugar donde supuestamente se encontraban las cruces, es el mismo tipo de material y encima aisladas con parte de la cisterna seca y abandonada.


  • Pruebas Científicas:

     Pruebas de Carbono 14: Fueron realizadas en el 2002 en los laboratorios de la Universidad de Arizona.
      Se recogieron tres muestras de la parte posterior del Titulus, y se les realizó una descontaminación para retirar restos de polvo, sudor y otros elementos., y
     A su vez analizaron otras muestras de la misma época para tener y confirmar más la precisión de la prueba.
     El resultado final fue la datación entre los años 890 a 1150 d.C., con un
95´4% de probabilidades.
     Correspondía a la Edad Media, pero 900 años después de la muerte de Jesús.



     Paleografía Comparativa: Consiste en leer documentos, inscripciones y textos antiguos, y determinar el lugar y periodo histórico en el que fueron escritos.
     Se mandaron distintas fotografías del Titulus a 7 expertos en paleografía griega, latín, hebrea.
     Tras su estudio, todos llegaron a la conclusión de que la escritura era del
S. I

  • Sobre el madero guardado en Jerusalén.

     En el año 614, sería robado por los persas, para más tarde ser recuperado por el emperador Heraclio en el año 627, el cual lo llevó de nuevo a Jerusalén.
     Durante el avance del Islam, fue ocultado por una comunidad cristiana para evitar que fuera robado o destrozado.
    No volvería a aparecer hasta la conquista de Jerusalén, durante la Cruzada (1095-1099), cuando se muestra a los fieles y a los cruzados.



  • Dato Curioso.
     El arquitecto Rohault de Fleuri, dedicó un trabajo a contar, calcular el peso y el volumen de las reliquias consideradas Lignum Crucis, o mas bien, de las certificadas como tal; como resultado, concluyó que no completaban el volumen real que debió tener la cruz original.

  • Conclusión.
     Como suele ocurrir con las reliquias conocidas, siempre tendrán sus defensores a fe ciega, y aquellos que se aferraran a su base científica, de manera que después de tantos datos cada cual seguirá su propia creencia.

     Lo que sí sabemos es que ninguna reliquia nos rebela que sea 100% verdadera, aunque sigamos escrituras, tradiciones...., ya que en muchos casos, es más fuerte la fe y el misterio que las envuelven, que los resultados científicos que nos indican todo lo contrario.

     Este enlace os lleva a la Vera Cruz - Lignum Crucis en la Península Ibérica, en el toco aquellas que guardan una relación con la Orden del Temple.

    

Bibliografía:

  • Documental canal Historia.
  • Wikipedia.
  • Codex Templi. Templespaña.
  • El Nuevo Testamento.
  • Distintos blogs y artículos varios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario