25 de febrero de 2016

Virgenes y Agua: Ntra. Sra. de la Jana


     Bienvenidos iniciados, sobre esta imagen existe algo de confusión, cuando encuentras información, una vez leída te haces algunas preguntas: “¿a quién pertenece esta imagen?” y “¿porqué aparece con otro nombre?”; a medida que profundizas en la información, comprendes el trasfondo del tema.....






      NTRA. SRA. DE LA JANA - TRAIGUERA (CASTELLON).

     Para comprender el cambio de advocación de la virgen, tenemos que saber que el pueblo de La Jana de dominio templario, mantenía la imagen en su poder denominada Ntra. Sra. de La Jana, cuando el Temple desapareció, el pueblo de Traiguera acogió la imagen y la leyenda que la envolvía, aunque le cambiaría el nombre por Virgen de la Fuente de la Salud.

  • Imagen:


      
     La imagen primitiva, desapareció en el año 1936, la actual es una reproducción de la original, se supone que los detalles son idénticos o lo más parecidos a la primitiva.
     Se trataba de una talla de madera, de estilo gótico, su pequeño tamaño, 0`47cm, junto a un soporte de madera le permitía llevarla de la mano o incluso colgada al cuello.
     Representaba a la Virgen en pie manteniendo al Niño en su brazo izquierdo, ambos portaban una manzana en la mano.

  • Leyenda:

     He encontrado dos versiones, aunque parecidas, cambian el número de personajes y el tipo de recipiente donde aparece el agua, manantial o pozo respectivamente.
     * En 1384, un pastor sordomudo mientras cuidaba de sus cabras, observa las barbas mojadas de los animales, y siguiendo el rastro, le lleva a un manantial desconocido, cuando se agacha a beber descubre en el fondo la imagen de una virgen, a pesar de su defecto grita ¡Milagro!.
Tras llevarla al pueblo, ésta escapa y aparece de nuevo, dentro del manantial.


     * Dos pastores hermanos de poca edad (Anastasio y Jaime Sorlí, mudo de nacimiento) guardaban las cabras de los vecinos de Cervera. Pero las jornadas de trabajo por los montes eran muy largas y, a menudo, los hermanos padecían sed.      Un día, Jaime vio una cabra con las barbas mojadas de agua. Se adentró en el bosque, por donde salía la cabra, y encontró una fuentecilla de donde manaba un poco de agua. Bebió de ella, alzó los ojos, y vio a la Mare de Deu; seguidamente le dio gracias y comenzó a hablar. Se dirigieron a la villa de Traiguera a comunicar lo sucedido a las autoridades y vecinos. Volvieron al lugar, cogieron la imagen que había en la fuentecilla y la llevaron a la iglesia parroquial. Al día siguiente, cuando regresaron a la parroquia, la imagen había desaparecido y la volvieron a encontrar en la fuentecilla. A raíz del hallazgo, construyeron un templo.
  • Santuario:



     Se halla ubicado a 2km de Traiguera.

     En su principio se trataría de un templo humilde, a medida que aumenta el número de peregrinos que llega al lugar, adquiere tal importancia que comienzan las ampliaciones y modificaciones del mismo.


     La primitiva ermita construida junto al agua donde apareció la imagen, se encuentra hoy día bajo la actual hospedería, data del S.XIV (1384); quedando un pozo y una capilla de ella; lo que no llego a entender es si el pozo es al que hace referencia una de las leyendas, o el verdadero lugar se encuentra con la ermita.






     Actualmente los edificios que se conservan pertenecen a la Iglesia (S.XV-XVIII), la Casa de los Capellanes (S.XVI), la Hospedería (S.XVI), edificios añadidos para acoger la afluencia de peregrinos al lugar.





    Declarado en 1542 ermitorio real por Carlos V.

  • Romerías:

     Antiguamente sobre los meses de Abril y Mayo, se unían todos los pueblos vecinos para visitar a la imagen; los peregrinos se dirigían hacia la ermita en carros donde pasaban el día.
     Con motivo del Año Jubilar en el 2000, se realiza cada 7 años una procesión, portada mayoritariamente por mujeres que recorre el pueblo, y otra en la que la Virgen vuelve a su santuario para la celebración de la feria el 8 de Septiembre.
     Actualmente existe un calendario para cada pueblo, y se sigue recordando la presencia de ermitaños, que permanecieron custodiando a la virgen hasta su desaparición a finales del S.XX.

  • Tradición:

     Antiguamente para pedir la lluvia, sacaban la imagen en procesión y rogaban su llegada, si tardaba le colocaban los pies dentro de la fuente durante tres días.


     Su relación con el agua y la denominación de su nombre primitivo “de La Jana”, nos la une a las hadas o ninfas del agua, deidades o figuras paganas representantes de la naturaleza, que el cristianismo no dudaría en transformar su culto pagano a un culto más cristianizado.

     Bibliografia:


  • Real santuario de la Virgen de la Fuente de la Salud de Traiguera. Concepción González Hernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada