9 de marzo de 2016

Campus Stellae - Campo de las Estrellas: 3ª parte



     Bienvenidos iniciados, un símbolo que aparece en relación al Camino de Santiago es la concha o vieira: ¿qué significado tiene?, y ¿cuál fue la primera guía de viajes?, de todo ello hablaremos a continuación.....




  • Año Jubilar:
     El Papa Calixto II, concedió el privilegio e instituyó el Año Jubilar en 1122, y más tarde en 1179 sería el Papa Alejandro III quien la confirmara a través de la Bula “Regis Aeterni”.
     Esto significa que serán considerados Años Santos o Jubilares, aquellos en los que el día 25 de julio (festividad de Santiago) coincida en Domingo; durante este tiempo se perdona todo tipo de pena o culpa, sin embargo se debe cumplir una serie de condiciones:

  • Visitar en Año Santo la Catedral de Santiago de Compostela.
  • Rezar alguna oración, asistir a la Santa Misa.
  • Recibir los Sacramentos de la Penitencia y la Comunión, 15 días antes o después de visitar Compostela.
  • Santiago Matamoros:

                                               Convento San Marcos. León

     Se le relaciona con la Batalla de Clavijo, el 23 de mayo del 844 durante el reinado de Ramiro I.
     Tras la muerte de Alfonso I “el casto”, le sucedería Ramiro I, momento en que su reino cristiano debía pagar tributos a los reyes moros, consistente en 100 doncellas (50 hidalgas y 50 plebeyas), el rey cristiano decidió acabar con tal pago, desembocando en la batalla.
     Tal decisión se debió a un sueño que tuvo el rey durante la víspera de la misma, en el sueño, el propio Santiago le contó que ocurriría en el futuro enfrentamiento.
     Ya en el combate, en esos momentos desfavorable para las tropas cristianas, apareció de la nada la figura de Santiago montado en un corcel blanco y con una espada en la mano, rebanando cabezas y sembrando el caos en las filas moras; a partir de este instante, aún a sabiendas que el relato y la batalla no son verdaderas, cada vez que los soldados cristianos entraban en batalla, gritaban: “Dios, ayuda, et San Yague”, aunque la conocida es “¡ Santiago y cierra España!”.


                                              Catedral de Santiago de Compostela.

Esta leyenda sería inventada por el canónigo de la catedral, Pedro Marcio, quien afirmaba haberla copiado de un diploma de Ramiro I, donde se contaba tal hazaña.
Ciertamente hay que afirmar que tal invención aportaría una gran dosis de moral cristiana en los tiempos de la Reconquista.
  • La Concha – Vieira:


     La concha o vieira en gallego, es como un distintivo del peregrino en el Camino de Santiago, denominada en el Códice Calixtino “Signo del Camino”; sobre su significado u origen he encontrado distintas respuestas, entre ellas:





  • Era utilizada como amuleto protector.
  • En la Edad Media era una prueba para demostrar que se había peregrinado a Santiago.
  • Incluso se utilizaba para beber en ellas el agua de las fuentes que calmaban la fatiga del peregrino.
  • Otros muestran la vieira como representación de una mano abierta, símbolo de generosidad, generosidad que siempre deberá acompañar al peregrino aún cuando haya terminado el Camino.
  • Asociada a la prosperidad y buena suerte.
  • Simbólicamente y unida a la antigüedad con la resurrección o nacimiento, si unimos esto al peregrino, podríamos decir que sería un aprendizaje, pues su ego muere para renacer dando paso a un nuevo “YO”, más humilde y sencillo, verdadera lección del Camino.
  • También es curiosa su relación con una pata de oca estilizada, símbolo de tradiciones antiguas con la iniciación de un camino.
  • La podemos encontrar mostrándonos el Camino encastrada en el suelo o pintada de amarillo en árboles o mojones.














  • La Concha en el Escudo Pontificio:

     La concha sería integrada en el escudo pontificio por el Papa Benedicto XVI; en su autobiografía dice: “la concha representa sobretodo el signo de nuestro ser peregrino, de nuestro estar en Camino”.
me recuerda también la leyenda según la cual San Agustín, que se estrujaba el cerebro en torno al misterio de la Trinidad, vio en la playa un niño jugando con una concha, con la que tomaba el agua del mar y trataba de meterla en un pequeño hoyo. Se le habría dicho lo siguiente:tan difícil es que pueda meterse toda el agua del mar en este pozo como que tu razón pueda entender el misterio de Dios, Por eso la concha representa para mí una referencia a mi gran maestro Agustín, un llamamiento a mi labor teológica y, a la vez, a la grandeza del misterio, que es siempre mucho más grande que toda nuestra ciencia”.
  • La Primera Guía de Viajes:

     Si preguntamos el nombre del primer libro relacionado con el Camino de Santiago y la peregrinación, pensamos directamente en el Codex Calixtinus: Ordenado por el Papa Calixto II entre los años 1125-1160, consta de 5 libros, aunque el más conocido es el Liber Sancti Jacobi o Liber peregrinationis redactado por Aymeric Picaud, considerado la Primera Guía de peregrinación a Compostela.

     Sin embargo, tenemos a una monja gallega llamada Egeria o Eteria que en el S.IV se negó a quedarse dentro de un convento, y apostó por una vida llena de aventuras, donde quiso visitar todos aquellos lugares que mencionaba la Biblia.
     De su viaje nos quedó constancia unos manuscritos, más bien cartas que escribía a sus hermanas, en ellas contaba detalladamente todo lo que veía; mujer culta, con dinero y que poseía un salvoconducto para viajar libremente, todos nos indica que tenía que pertenecer a una familia importante, ya que estuvo protegida por reyes, obispos y soldados durante todo el periplo de su viaje.

  • El Viaje:

     Comenzaría en el año 381, y si seguimos sus escritos, se conoce que en el año 384 quería seguir hacia Efeso, aunque no se tienen más documentos a partir de tal fecha.
     Atravesó el sur de Francia, norte de Italia, cruzando el Mar Adriático, visitó Constantinopla, Mesopotamia, Asia Menor, Siria, Palestina..., parándose en todo aquel lugar que hiciera referencia la Biblia.
     Las llamadas “Cursus publicus”, calzadas romanas y protegida por soldados romanos, ayudaron a esta viajera a llegar a su destino.
     Su nombre aparece mencionada en una carta destinada a los monjes benedictinos de El Bierzo, y su descubrimiento no sería hasta 1884 en Arezzo, Italia, más concretamente en la Biblioteca de la Cofradía de Santa María de Laicos, cuando se encontrara un códice de 37 folios, aunque en un principio fuera atribuido a Santa Silvia de Aquitania.



     En 1903 el benedictino Mario Ferotín seria quien atribuyera tales escritos a su verdadera autora.

     El llamado Peregrinación o Itinerario, se encuentra dividido en dos partes: La primera narra sus aventuras de manera exhaustiva, y la segunda es una descripción de los lugares, personas y las liturgias que conoció a lo largo del Camino y en cada lugar concreto.




     Siguiendo con la peregrinación, aquí os dejo nuevos enlaces:
      - Campus Stellae: 1ª parte.
      - Campus Stellae: 2ª parte.
      - Campus Stellae: 4ª parte.

Bibliografía.





No hay comentarios:

Publicar un comentario