10 de marzo de 2016

Campus Stellae - Campo de las Estrellas: 4ª parte


    

 Bienvenidos iniciados, no podemos terminar el Camino de Santiago sin hablar de dos ordenes que formarían parte del mismo.....





Orden de Santiago y el Camino:


     Esta orden sería creada en Cáceres en 1170 bajo el mando de Pedro Fernández, formada en sus principios por 13 caballeros para defender la ciudad.
     Conocidos como “Fratres de Cáceres” o “Hermanos de Cáceres”.
     Tres años mas tarde sería reconocida por el papa Alejandro III y aprobada como Orden de Santiago.









     Con el tiempo se unirían a los canónigos regulares de San Agustín de Loio, a partir de este momento los canónigos se encargarían de darles albergue y dirigirlos espiritualmente, estos fratres harían votos de defensa y protección de peregrinos en el Camino de Santiago.




     El nacimiento de la nueva Orden de Santiago, haría que sus miembros fueran conocidos como Caballeros de Santiago al ser nombrados vasallos y caballeros de Santiago Apóstol, combatirían bajo su bandera por el Honor de la iglesia y la propagación de la Fe; y se les permitió añadir a sus mantos la Cruz de Santiago de color rojo.


     Templarios en el Camino de Santiago:

  




    Su presencia en el camino suele atribuirse a su voto de defensa del peregrino, sin embargo, no podemos olvidarnos de otros aspectos como el bélico, el comercial, social, religioso y mágico.






     Debemos recordar que entre sus puertos se encontraba Faro y Avilés, y ¿porqué no usarlos para traer peregrinos de otros lugares de Europa, o incluso a aquellos que estando en Tierra Santa querían peregrinar hasta Santiago?.

     Respecto a sus enclaves a lo largo del Camino, afirmar su pertenencia templaria de manera documental resulta en multitud de ocasos imposibles, al igual que es imposible creerse que una orden que nació para la defensa del peregrino no estuviera presente en este lugar.


     Otro dato que no nos puede pasar es el hecho de que muchos de estos peregrinos venían enfermos y hacían el Camino para pedir su curación o mejoría, enfermedades que en ocasiones empeoraba durante el peregrinaje, es en estos momentos cuando el Temple escoltaba y trasladaba a dichos enfermos a hospitales o conventos como el Convento de San Antón en Castrojeriz (Burgos) donde acudían los que padecían el llamado “Fuego de San Antón”.

     Y no podemos terminar sin mencionar estos lugares con encanto o encantados relacionados directamente o por simple tradición al Temple, hablar profundamente sobre cada una de ellos nos llevaría meses, de manera que he preferido mencionar algunos, sin despreciar los demás.
     Dedicaré entradas más profundas a estos lugares.





Ermita de San Adrián. Sangüensa-Navarra











                  Ermita Nuestra Señora de Eunate. Eunate - Navarra













                   Castillo de Ponferrada. Ponferrada – León Grabado del S. XIX


 

                              Iglesia del Crucifijo. Puente la Reina – Navarra


                    Iglesia de Santa Mª la Blanca. Villalcázar de Sirga – Palencia.
        

                           Monasterio San Juan de la Peña. Huesca

   Más información sobre el Camino en los siguientes enlaces:
     - Campus Stellae: 1ª parte.
     - Campus Stellae: 2ª parte.
     - Campus Stellae: 3ª parte.

Bibliografía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada